lunes, 22 de noviembre de 2010

EL COCIDO DE TABA Y LA CRISIS

El hambre (de clientela y dinero en este caso) agudiza el ingenio. Este fin de semana, de vuelta de tierras conquenses, me dejé caer para comer en Chinchón, antigua conocida y amiga de mi panza, mi pitanza y otras pasiones y vicios.
Allí pensaba comer en cualquier sitio, pero caminando hacia la plaza (ese lugar único en el mundo que tiene Burro-taxi) encontramos un cartel "Cocido a la taba" 26 euros (IVA incluido, oh cielos). Nos pareció bien.

ANTESDEBODA (APERITIVO)
Albondiguillas remojadas y garbanzos fritos en sartén, aceitunas de camporeal y algo más que no recuerdo bien (esta parte está glorificada porque una piensa que serán entrantes más contundentes pero no los son, vienen en cuenquitos pitufo size).

COCIDO COMPLETO DE TABA
Sopa: en cuenco te traen fideos y caldo en un pucherito. Te sirves al gusto.
Después el garbanzo la carne y la verdura. Curioso porque lleva cuello de ganso relleno de carnes y también cangrejos de río. Mucha verdura en mi opinión (claro que, seamos sinceros, no soy amante de lo verde)

EL POSTRE
Pestiños (riquísimos) y bartolillos (que harán las delicias de los amantes del cabello de ángel) sobre una cama de natilla.

Vino (insorportable, eso sí) y agua incluido. El IVA, como señalaba, también. ¿26 euros en un Parador? Quién nos ha visto y quién nos ve. El hambre de hacerse un hueco ha hecho un poco más accesible el menú de Paradores: iniciativas nuevas, originales maridajes y dentro de unos límites de cordura. Aprovechen la crisis que esto (para disgusto de una servidora) no durará siempre.... ¡ay pájaros!...

2 comentarios:

  1. Que rico, rico, hummmmmmmmmm. Aunque me repita jajaja. En Chinchon no? tomaré nota

    ResponderEliminar